¿Cómo presentarte la primera comunidad educativa sobre ciclo menstrual?

Podría hablarte de las más de 5 mil mujeres que, desde 2010, participan en los espacios educativos de elcaminorubi.com. De los talleres presenciales que nacieron en Sant Cugat del Vallès y que fueron poquito a poco viajando, primero por toda Catalunya, después por toda España y que finalmente cruzaron el charco a México para, ahora, reposar en barbecho (muchos años de maleta en mano en un cuerpo menudo genera tremendas ganas de volver a casa -aunque ahora mi casa está en Sevilla City).

Podría hablarte de las sesiones on line Las 4 mujeres que soy y Mi madre y yo y la tremenda acogida de éstas en más de 10 países en menos de 2 años. Sí, podría enseñarte lo sólido que es este proyecto de pedagogía menstrual pero es tan valioso que estos datos no dicen nada. O al menos no posan sobre tus pupilas lo que me parece realmente valioso:  que para menstruar sin dolor, ni vergüenza ni tabúes, necesitamos comunidad. Necesitamos dejar de sentirnos solas. Necesitamos dejar de estar solas. No hay nada que me pase a mí que no le haya ocurrido a otra mujer. No estamos locas. Somos cíclicas.

Soy 1, soy 4

No te cuento nada que tú no sepas. Nunca somos la misma. De hecho tratar de ser siempre una-única-siempreigual nos hace trizas. Intepretar a la perfecta mujer que no ‘se deja llevar por sus hormonas’ (sí, claro, mucho mejor dejarse llevar por el imperativo social) nos enferma y nos limita. Las hormonas de nuestro ciclo menstrual generan cambios físicos, psicológicos y ánimicos concretos. A diferencia de lo que nos enseñan, estos cambios no son negativos per se ni son síntomas de una debilidad a superar. Son cambios orgánicos que desde la cultura se ignoran y menosprecian.

Nosotras no somos un fallo. El ciclo menstrual es un proceso psicobiocultural totalmente desconocido e ignorado que necesitamos incorporar en nuestra educación y hábitos diarios, para poder habitarnos con gusto y sin vergüenza. Para conocernos hemos de reconocernos en las otras y comprobar que lo que hemos etiquetado como ‘cosas locas que sólo me ocurren a mí’, en realidad, nos ocurren a todas. No eres rara por llorar viendo un anuncio de detergente. Tampoco estás enferma por no poder tragarte la rabia y explotar. Eres cíclica en un mundo que pretende ser lineal. Eres un círculo al que pretenden cuadrar. Eres 1 sí, y también eres 4 (o muchas más).

 

Vamos a hablar de lo que realmente importa:

Las voces de cada una de nosotras. Porque de esto va Soy1Soy4: la Comunidad. No va de Erika Irusta R. (ésta soy yo, un gusto en conocernos). Va de Paula, de Luisa, de Encarna, de Sandra, de Carmen, de Gemma, de Patricia, de Juncal, de Alba, de Rita, de Julia, de Enara, de Marcela, de Ileana. Va de ti. Va de quiénes somos cuando vamos un paso más allá del aprendizaje personal y generamos un espacio para el cuidado y conocimiento colectivo.

Como pedagoga e investigadora especializada en ciclo menstrual, me ha llevado más de 4 años crear un espacio fértil en donde cada una de nosotras pudiésemos aprender, cuestionar y, sobretodo, generar conocimiento propio en torno a nuestro cuerpo y ciclo menstrual. En todo este tiempo aprender de una para una ha sido la experiencia necesaria previa para tejer esta comunidad. Sí, la comunidad es el medio para el fin al que después de tantos años deseaba crear, porque para poder vivir nuestros cambios hormonales más allá de los tabúes, los miedos, la vergüenza y los límites de tiempo/dinero necesitamos una comunidad. Un entorno cálido y seguro desde donde tejer redes, investigar, generar conocimiento, apoyarnos y accionarnos, ponernos en movimiento y descansar.

Llegar a casa y quitarse el sujetador

Sí, así es esta comunidad. Un espacio para nosotras donde ser sin conservantes ni colorantes. Un espacio creado a nuestra medida. Una comunidad educativa y una red social donde nuestro cuerpo no es censurado, donde podemos ser cíclicas sin tapujos. Es, sobretodo, un espacio donde nuestra experiencia es la base del conocimiento. Sobre el ciclo menstrual se ha escrito escaso y limitado desde la experiencia real y personal, ya que nuestro cuerpo se dice y nombra desde lo ajeno. Es momento de dar voz a nuestra voz, de poner en circulación las experiencias personales y crear conocimiento desde la base para todas. No se trata de consumir conocimiento, sino de generarlo desde nuestro sentir y saber y ponerlo a circular.

La primera Escuela Menstrual on line

Soy1Soy4: la Comunidad es el proyecto educativo más redondo que existe sobre ciclo menstrual: es la única comunidad educativa, en el mundo, sobre ciclo menstrual. En esta escuela del ciclo menstrual on line (diseñada a nuestra medida) somos nosotras las que generamos conocimiento desde el intercambio con otras mujeres y a partir de las herramientas de aprendizaje facilitadas por todos estos años de investigación y práctica docente.

Se trata de un proyecto pedagógico de conocimiento horizontal en el que nos convertimos en investigadoras de nuestro ciclo menstrual. En la Comunidad cuentas con contenido didáctico exclusivo e inédito (que no encontrarás en ningún otro lugar) que utilizaremos como soporte para investigar desde la propia experiencia de cada una y a generar, así,  conocimiento propio que  realmente nos diga y nos nombre.

Pero sobretodo es un espacio para ser y estar, para comprobar que entre todas podemos hacer de este mundo raro un entorno más tierno y de cuidado que considere nuestra realidad cíclica como un plus en lugar de como una maldición o  como ‘algo a superar’. ¿Te imaginas un grupo de de vecinas en tu ciudad que se organiza para prepararte un caldo ese día que no puedes más? Aquí en la Comunidad, si lo necesitas, lo encontrarás.

Nos necesitamos

Para descansar, para menstruar sin sufrimiento, para poder parar, para desahogarse, para sentirse a gusto en la piel de de cada una de las mujeres que somos, se necesita comunidad. Solas podemos aprender mucho, entender la teoría, soñar con el día en el que podamos hacer esto o aquello pero poco más. Nos guste más o menos, somos animalillas humanas, con lo que las redes son la clave para hacer real lo imposible. Y no cualquier tipo de red, sino una hecha a nuestra medida, una en la que no sólo quepamos sino que nos expandamos. Una en la que ser una montaña rusa sea una tremenda experiencia de la que disfrutar y de la que estar profundamente orgullosas.

Sí, no hay duda: Para ser cíclica se necesita comunidad

Por todo esto, por nosotras, por ti, por mí, por las que son y las que vendrán, nace:

Soy1Soy4: La Comunidad.

Bienvenida a casa.

Conoce al cerebro-manos-ojos-pies de este proyecto

Erika Irusta R.

Madre fundadora de elcaminorubi.com, pedagoga menstrual, cuntwriter (coñoescritora), adoradora de los videos de gatichis, feminista mimosona, hater del postureo y freak del pensamiento divergente. Detesto las bio porque no entro en frases chachis.

Si te apetece saber más de mí, puedes:

Echar un ojo al sobre mí · Leer Diario De Un Cuerpo · Curiosear por facebook · Hablarme por twitter · Escribirme al e-mail

o invitarme a una cerveza bien fresquita.

Alex Núñez Lucero

Techie Ninja Grandenauer de elcaminorubi.com además de chico de los recados (cafés, masajes, desayunos en la cama…). Aprendiz de feminista.

Experto certificado en tés con leche de coco.

Soy un poto, necesito mucha luz y poca agua.

Si te pica la curiosidad:

Pasa por LinkedIn o igual prefieres twitter

©2017 todos los derechos reservados - Soy1Soy4 es el proyecto más genial de elcaminorubi.com

Inicia Sesión

¿Olvidó sus datos?